caza de (eco)brujas

No me veo capaz de colgarme la etiqueta de ecologista, de alguna manera me parece que el título me queda grande. Tampoco soy vegano, ni llevo una vida zero waste (sin residuos) pero intento aportar mi grano de arena, he reducido mucho mi consumo de carne, intento evitar los plásticos y envases, vigilo el origen de los productos que consumo…

Pero de lo que quiero hablar en esta ocasión no es de los hábitos que intentas corregir para reducir tu impacto en el medio ambiente, si no de la relación con la gente de nuestro entorno. Y es porque me duele que a veces sientes que amigos, familiares o conocidos se sienten atacados por tu estilo de vida, o nos hacen (a los que nos preocupamos por el medio ambiente) un sinfín de preguntas intentando pillarnos en un renuncio, y ya te digo yo que descubrirán que hacemos algo que contamina, puede que usemos el avión, que compremos bambas poco ecológicas o que consumamos algo con aceite de palma o lácteos, cuesta encontrar al ecologista perfecto. Entiendo que lo de ser ecologista no va con todo el mundo, o tal vez sí, pero no hay tiempo, o la gente está cansada después de una jornada de 8, o tal vez 10 o 12 horas, de cuidar a los niños, de los estudios, de la casa, tal vez el poco tiempo que tiene prefiere pasarlo con amigos o viendo un partido en la tele, en serio, lo entiendo perfectamente. Pero nosotros sólo intentamos cuidar un poco el planeta y nuestras costumbre no afectarán en absoluto al día a día de nadie, sólo queremos intentar dejar un mejor planeta a los que vienen detrás, que bastante difícil lo van a tener.

También es cierto que a veces encontramos personas que por iniciativa propia empiezan a cambiar hábitos en su vida, y que te llenan de esperanza. Mi tío, entre otros, (gracias Julio ❤️) que me envió un link con la entrevista de Angels Barceló a Patricia Gosálvez (min.: 8:30), y del que nace esta entrada. Mi tío se dio cuenta de las enormes bolsas de basura que generaba tras un día de barbacoa (no, no es vegano 😜), y que sin previo consenso, les llevó a él y a sus amigos a desechar la ‘cubertería’ de un solo uso, colabora con su pareja con alguna ONG que se encarga de limpiar los océanos y, aunque no piense como ellos, es capaz de escuchar a líderes ecologistas para intentar comprender su punto de vista. La entrevista que me envió, está basada en el artículo que escribió Patricia Gosálvez para El País, en el que narra las consecuencias de decidir vivir sin plásticos durante unas semanas. Si eres de los que se está planteando empezar a cambiar hábitos no te recomiendo que hagas lo que hizo ella, intentar erradicar de un día para otro el plástico de su vida, me parece totalmente admirable y necesario (aunque un poco suicida 😁), pero creo que es mejor dar pequeños pasos, ir poco a poco. Yo, personalmente, añado este listado de veganos que lo petan en las redes, en ambos artículos podrás escuchar referencias a como lidian, gente Zero Waste y Veganos con la gente de su entorno, creo que ellos sí son blanco de una caza de brujas en toda regla.

Y escribo esto porque me da la sensación de que el cuidado del medioambiente ha sido engullido por la nueva dinámica política, que hay una gran polarización de la misma (de la que hablaremos en el próxima entrada de este blog) y que si te preocupas del planeta eres de un partido y no del otro, cuando nuestro futuro debería ser algo que nos preocupase a todos. Ya hablaba de algo así Taisen Deshimaru “A los europeos les gusta estar completamente de un lado o completamente del otro: o aman la religión o la odian. Siempre nos encontramos con el problema de las oposiciones. Debéis armonizar la religión y el comunismo, el capital americano con el mundo árabe. No se puede encontrar la paz si se lucha siempre, si se está en continua oposición. Una teoría intermediaría es, pues, necesaria.” Preguntas a un maestro Zen, 1981.

Empecemos a acercar posturas, a escuchar a otros que no piensan como nosotros, a entendernos y respetarnos, a aprender los unos de los otros.

Vive en armonía contigo mismo, con los demás, con el planeta.

TUBES [Eco]:
El discurso de Joaquin Phoenix en los Oscar

PELICULAS:
Adventure Planet [Kompin Kemgumnird, 2012] (salva la capa de ozono, infantil)
Aguas Oscuras [Dark Waters, Todd Haynes, 2019] (juicio contra empresa química)

MÚSICA:
La MODAHeroes del sábado
Bad Religion – New Leaf
REO Speedwagon – Love in the Future

LIBROS:
La bossa o la vida, Salvador Lladó
Residuo Cero de Yve Ramírez

DOCUMENTALES:
2040 (:The Regeneration) [Damon Gameau, 2019] (medioambiente y justicia social)
El poder del mañana [Tomorrow’s Power, Amy Miller, 2017] (renovables)

LINKS/ONGs:
https://www.oneearthfilmfest.org/ (festival cine medioambiental)
https://stay-grounded.org/ (reducción de aviación)
https://www.ecoologic.com/es (envases)

PEOPLE:
Rachel Carson (bióloga marina y conservacionista)

 

Cover Photo by Anna Shvets from Pexels

Balance 2019

“No es fácil ser verde” La rana Gustavo

Llega el 2020, toca hacer balance de lo bueno y malo, 5 minutos antes de la cuenta atrás.

Este ha sido un año extraño, he tenido que hacer ajustes en mi vida personal, es lo que pasa cuando, eres el que se encarga de la casa y, sin darte cuenta, dedicas prácticamente todo tu tiempo a tu familia y a tu hogar. Me ha tocado dar un paso atrás y obligarme a tomarme tiempo para mí. Hacer algo de deporte, volver a tomar contacto con el activismo, mejorar la comunicación de pareja, salir de vez en cuando… en definitiva, reservarme un tiempo a la semana para dedicarme a mí mismo. También sigo reduciendo mi impacto medioambiental, con mis bolsas de tela, mi cepillo de bambú, mis compras a granel, reduciendo el consumo de carne… Y termino el año con el propósito de seguir mejorando poco a poco en el 2020.

En lo que a esta, nuestra querida sociedad, se refiere, podría pensar que las cosas no pintan bien, este año se ha celebrado el COP25, cumbre por el cambio climático, y los compromisos han sido mínimos, de entrada, China, Rusia, EE.UU y Brasil no asistieron a la cumbre, así que os podéis imaginar el panorama, pero como digo, no pierdo la esperanza. Siguen apareciendo nuevas agrupaciones que luchan contra el cambio climático, hay programas en la televisión que dedican secciones enteras a la emergencia climática, las ciudades toman medidas contra la contaminación, empieza a haber una conciencia general… estamos, paso a paso, caminando en la dirección adecuada.

En cuanto a la justicia social, se sigue progresando lentamente en los derechos y oportunidades de las minorías, pero aún queda mucho por hacer…  en verdad confío en que las cosas cambien, puede que no llegue a verlo con mis propios ojos, pero espero dejar un mundo mejor a mis hijos.

Vive en armonía contigo mismo, con los demás, con el planeta.

TUBES [Eco]:
It’s Not OK

PELÍCULAS:
El monstruo invisible [Guillermo Fesser, 2019] (corto, desnutrición)
La mujer del animal [Víctor Gaviria, 2016] (violencia de género)

MÚSICA:
Boney M – We Kill The World/Don’t Kill the World
Gata Cattana – Lisístrata
The 1975Love it if we made it

LIBROS:
Ofendiditos, Lucia Lijtmaer (censura y criminalización de la protesta)
Vivir sin plástico, Patricia Renia y Fernando Gómez

DOCUMENTALES:
Haciendo memoria: Niños Robados. [Pepe Frutos]
Rush Hour [Luciana Kaplan, 2018] (trabajo vs famila)

LINKS/ONGs:
Refugee and Immigrant Support Services of Emmaus (ayuda al inmigrante EEUU)
Stophaters (no al oido en internet)
mision reciclar (accesorios moda reciclados)

PEOPLE:
Ana Maria Martinez Sagi (atleta, feminista, sindicalista…)

 

Cover Photo by Markus Spiske temporausch.com from Pexels