caza de (eco)brujas

No me veo capaz de colgarme la etiqueta de ecologista, de alguna manera me parece que el título me queda grande. Tampoco soy vegano, ni llevo una vida zero waste (sin residuos) pero intento aportar mi grano de arena, he reducido mucho mi consumo de carne, intento evitar los plásticos y envases, vigilo el origen de los productos que consumo…

Pero de lo que quiero hablar en esta ocasión no es de los hábitos que intentas corregir para reducir tu impacto en el medio ambiente, si no de la relación con la gente de nuestro entorno. Y es porque me duele que a veces sientes que amigos, familiares o conocidos se sienten atacados por tu estilo de vida, o nos hacen (a los que nos preocupamos por el medio ambiente) un sinfín de preguntas intentando pillarnos en un renuncio, y ya te digo yo que descubrirán que hacemos algo que contamina, puede que usemos el avión, que compremos bambas poco ecológicas o que consumamos algo con aceite de palma o lácteos, cuesta encontrar al ecologista perfecto. Entiendo que lo de ser ecologista no va con todo el mundo, o tal vez sí, pero no hay tiempo, o la gente está cansada después de una jornada de 8, o tal vez 10 o 12 horas, de cuidar a los niños, de los estudios, de la casa, tal vez el poco tiempo que tiene prefiere pasarlo con amigos o viendo un partido en la tele, en serio, lo entiendo perfectamente. Pero nosotros sólo intentamos cuidar un poco el planeta y nuestras costumbre no afectarán en absoluto al día a día de nadie, sólo queremos intentar dejar un mejor planeta a los que vienen detrás, que bastante difícil lo van a tener.

También es cierto que a veces encontramos personas que por iniciativa propia empiezan a cambiar hábitos en su vida, y que te llenan de esperanza. Mi tío, entre otros, (gracias Julio ❤️) que me envió un link con la entrevista de Angels Barceló a Patricia Gosálvez (min.: 8:30), y del que nace esta entrada. Mi tío se dio cuenta de las enormes bolsas de basura que generaba tras un día de barbacoa (no, no es vegano 😜), y que sin previo consenso, les llevó a él y a sus amigos a desechar la ‘cubertería’ de un solo uso, colabora con su pareja con alguna ONG que se encarga de limpiar los océanos y, aunque no piense como ellos, es capaz de escuchar a líderes ecologistas para intentar comprender su punto de vista. La entrevista que me envió, está basada en el artículo que escribió Patricia Gosálvez para El País, en el que narra las consecuencias de decidir vivir sin plásticos durante unas semanas. Si eres de los que se está planteando empezar a cambiar hábitos no te recomiendo que hagas lo que hizo ella, intentar erradicar de un día para otro el plástico de su vida, me parece totalmente admirable y necesario (aunque un poco suicida 😁), pero creo que es mejor dar pequeños pasos, ir poco a poco. Yo, personalmente, añado este listado de veganos que lo petan en las redes, en ambos artículos podrás escuchar referencias a como lidian, gente Zero Waste y Veganos con la gente de su entorno, creo que ellos sí son blanco de una caza de brujas en toda regla.

Y escribo esto porque me da la sensación de que el cuidado del medioambiente ha sido engullido por la nueva dinámica política, que hay una gran polarización de la misma (de la que hablaremos en el próxima entrada de este blog) y que si te preocupas del planeta eres de un partido y no del otro, cuando nuestro futuro debería ser algo que nos preocupase a todos. Ya hablaba de algo así Taisen Deshimaru “A los europeos les gusta estar completamente de un lado o completamente del otro: o aman la religión o la odian. Siempre nos encontramos con el problema de las oposiciones. Debéis armonizar la religión y el comunismo, el capital americano con el mundo árabe. No se puede encontrar la paz si se lucha siempre, si se está en continua oposición. Una teoría intermediaría es, pues, necesaria.” Preguntas a un maestro Zen, 1981.

Empecemos a acercar posturas, a escuchar a otros que no piensan como nosotros, a entendernos y respetarnos, a aprender los unos de los otros.

Vive en armonía contigo mismo, con los demás, con el planeta.

TUBES [Eco]:
El discurso de Joaquin Phoenix en los Oscar

PELICULAS:
Adventure Planet [Kompin Kemgumnird, 2012] (salva la capa de ozono, infantil)
Aguas Oscuras [Dark Waters, Todd Haynes, 2019] (juicio contra empresa química)

MÚSICA:
La MODAHeroes del sábado
Bad Religion – New Leaf
REO Speedwagon – Love in the Future

LIBROS:
La bossa o la vida, Salvador Lladó
Residuo Cero de Yve Ramírez

DOCUMENTALES:
2040 (:The Regeneration) [Damon Gameau, 2019] (medioambiente y justicia social)
El poder del mañana [Tomorrow’s Power, Amy Miller, 2017] (renovables)

LINKS/ONGs:
https://www.oneearthfilmfest.org/ (festival cine medioambiental)
https://stay-grounded.org/ (reducción de aviación)
https://www.ecoologic.com/es (envases)

PEOPLE:
Rachel Carson (bióloga marina y conservacionista)

 

Cover Photo by Anna Shvets from Pexels

Mejor sin pajita

El pasado 11 de Febrero asistí a la proyección del documental ‘Straws‘ de Linda Booker, organizado por Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente y Aula Ambiental de la Sagrada Familia, con un posterior debate en el que participaron Camila González de Millor Sense Canyeta (Mejor Sin Pajita) y La ecocosmopolita con la que había coincidido en la Trobada Pel Planeta.

En la charla se habló de la pajita, que puede resultar en cierto modo insignificante teniendo en cuenta los problemas de contaminación a los que se enfrenta el planeta pero, que sirve como perfecto símbolo de la sociedad de consumo en la que vivimos. Absurdo o no, los datos hablan por sí solos, en España se desechan 13.000.000 de pajitas al día. Es obvio que en nuestra vida hay objetos que no son imprescindibles para el día a día y que hacemos uso de ellos por simple placer, el problema es el tipo (o ritmo) de consumo que algunos productos implican. Lo ideal sería erradicar su uso, en muchos casos innecesario y en otros tantos adoptado por simple rutina, pero de no ser así existen alternativas, más allá de las pajitas de papel (tirar 13.000.000 de pajitas de papel tampoco mejora mucho más la situación) están las de vidrio, de metal o de bambú que son lavables y fáciles de llevar. Tal y como afirmaba Yve (La Ecocosmopolita), y coincidiendo con lo que se expuso en el Festival de Moda Sostenible, se trata de consumir con conciencia, de valorar cada producto, encariñarse de él y cuidarlo. Son los productos desechables los que producen la mayor contaminación medioambiental. Sólo en Cataluña se desechan 1.000.000.000 de bolsas de plástico al año. Tu ya usas una de tela, verdad?

Afortunadamente hay esperanza, en el 2021 entrarán en vigor leyes que prohibirán la venta de productos de plástico de un solo uso (pajitas, bolsas, platos, vasos, bastoncillos…), pero si te animas podemos ir adoptando nuevas costumbres desde ya, recuerda, la próxima vez que vayas a un bar ‘Sin pajita, por favor’.

Vive en armonía contigo mismo, con los demás, con el planeta.

TUBES:
Plastic Pollution: How Humans are Turning the World into Plastic

PELICULAS:
Los perros de la plaga [The Plague Dogs, Martin Rosen, 1982] (maltrato animal)
El principito [Le Petit Prince, Mark Osborne, 2015] (el mundo de los adultos)

MÚSICA:
Girlyman – Amaze Me
Dr. Octagon – Trees
Public Enemy – Don’t Give Up The Fight

LIBROS:
The Poverty of Capitalism by John Hilary
El Huerto En 1 m² de Mel Bartholomew

DOCUMENTALES:
Straws [Linda Booker,2017] (impacto de las pajitas)
Plastic Planet [Werner Boote, 2009]
Plastic China [Jiu-liang Wang, 2016]

LINKS/ONGs:
FreeFromHarm.org (veganismo)
Ecoavant (noticias sobre medioambiente)
Toxic Link (no más tóxicos)
The Last Plastic Straw (no más pajitas de plástico)

PEOPLE:
Boyan Slat (limpia los océanos)

Update 2018 Jul (prioridades (sinopsis))

Y queda pendiente el siguiente tema para una próxima entrada:
Hablamos de conciliar vida laboral y familiar, pero no nos planteamos llevar un estilo de vida sostenible? Muchos renunciamos a más horas de trabajo, más dinero y más ‘comodidades’ en pro de la familia o de tiempo para nosotros mismos (veo muchas manos levantadas que se han unido a esta causa, igualmente, ricos no íbamos a ser, y menos en estos tiempos) Pero no sería maravilloso si a las nuevas generaciones no les dejáramos un planeta contaminado e insalubre? Nos quejamos de falta de tiempo, de fuerzas, de recursos… sigamos ajustando la brújula que dirige nuestra vida, afinando en nuestros objetivos y prioridades, optimizando esfuerzos. Paso a paso, con pequeños detalles día a día y dando ejemplo a nuestros pequeños, hagamos de este planeta un sitio mejor, disfrutemos en compañía de los nuestros, perdámonos por los agradables rincones que ofrecen nuestros pueblos y ciudades… respiremos profundamente y cuidemos nuestro entorno.

TUBES [Eco]:
Plastic Change: Poseidon attacks litterbug

PELICULAS:
 Matewan [John Sayles, 1987] (mineros en huelga)
The Lorax [Chris Renaud, 2012] (animación, naturaleza)
Cien clavos [Centochiodi, Ermanno Olmi, 2008] (defensa de nativos)

MÚSICA:
Bad Religion – Modern Day Catastrophists
Miley Cyrus – Wake up America
Korn – illuminati

LIBROS:
Chocolate caliente para el alma, Jack Canfield y Mark Victor Hansen (autoayuda)
Yo, Precario por Javier Lopez Menacho

DOCUMENTALES:
No Impact Man: The Documentary [Laura Gabbert, Justin Schein, 2009] (famila sostenible)
Aquí sobre la tierra [Mauricio Bidault, 2014] (migración)

LINKS/ONGs:
WhyHunger.org (contra el hambre)
PlasticChange.org (plásticos)
urbanhomestead.org (autosuficiencia urbana)

Apocalypse Now (or soon)

Y sí, deberíamos tener nuevos propósitos para el año, pero…  para qué? Ya tenemos fecha de caducidad, 2050. Después de esa fecha ya no mantendremos todas nuestras propiedades en su óptimo nivel, aunque la verdad, creo que hace mucho que hemos perdido muchas de nuestras propiedades como especie humana. Expertos afirman que, por entonces, nuestros mares tendrán más plástico que peces, nuestro aire estará contaminado, desaparecerá alguna que otra ciudad bajo el mar, subirá un par de grados la temperatura global, habrá nuevas olas migratorias de gente buscando sitios en los que poder vivir, seguiremos extinguiendo especies y deforestando bosques y llevaremos un frenético ritmo de trabajo… con qué objetivo? Tú sabrás, porque esto lo estamos incubando desde ya. En verdad, con que diezmemos los mares y que con el cambio climático desaparezcan las abejas estamos jodidos, sin peces y sin plantas (si, esas graciosos insectos voladores que visten de amarillo y negro son los que se encargan de polinizar las plantas! sorpresa!!) … preparado para comer alpiste sintético? Que no te sorprenda si se siguen multiplicando los casos de cáncer u otras enfermedades.

O tal vez podríamos, de una vez por todas, hacer las cosas de la forma correcta. Que ya es tarde para ti? Pues enseña a tus hijos lo que es cuidar del planeta, denunciar las injusticias sociales o que disfrute de lo que es y lo que hace en lugar de lo que tiene. Porque puede que a ti te tire de un pie, pero ellos no es que vayan a darse cuenta de que la cagamos, es que van a vivir ese desastre, es que van a tener que arreglarlo y sabrán quien es el culpable. Tú. Así que podrías empezar a intentar evitar usar plástico, reciclar, reparar lo que se estropea en lugar de tirarlo, intercambiar en lugar de comprar, echar una mano a tu vecino en lugar de mirarte continuamente al ombligo (que es superfácil buscar cualquier motivo para querer sacarle los ojos, pero deberías saber que cuesta el mismo esfuerzo buscar una excusa para ser amable con él). Pero no te agobies, no hace falta que hagas todo a la vez, con que adoptes una nueva costumbre es suficiente, te darás cuenta de que es mucho más fácil de lo que pensabas y lo mismo te animas con una segunda… Que estás muy cansado después del trabajo? Que trabajas no sólo 8, si no 10 o 12 horas al día? Y te las pagan? Pues empieza por ahí, lucha por lo que te corresponde. Eres un ser humano, con derecho a vida propia, no un robot. Claro que para eso hay que echarle ovarios.

Parece que, cuando me decían que si por mí fuese acabaríamos viviendo en cuevas, tenían razón, pero no será por culpa de hippies ecologistas como yo, si no por el brutal ritmo consumista  que lleva este maravilloso mundo.

Sí, este es mi propósito del año… ir preparándome para el apocalipsis.

by GreenKaiser, más Kaiser que nunca.

TUBES [Eco]:
Plastic Pollution is Causing Problems in Our Oceans | NowThis

PELICULAS:
Wild [Jean-Marc Vallée, 2014](conocerse a una misma)
Canciones del Segundo Piso [Sånger från andra våningen, Roy Andersson, 2000] (el ser humano y la vida)
3 Generations [Gaby Dellal, 2015] (de Ray a Ramone)

MÚSICA:
Pau VallvéEn un somni estrany
Linkin Park – Wretches And Kings

LIBROS:
Semillas Peligrosas by Jeffrey M Smith
Seis grados Mark lynas (calentamiento global)

DOCUMENTALES:
Racing to zero [Christopher Beaver, 2014] (mundo sin despercios)
Banking nature [Denis Delestrac & S. Feydel, 2015] (contaminación mundial)
Tapped [Stephanie Soechtig, 2009] (agua embotellada)

LINKS/ONGs:
Olokuti (tienda eco, bio, justo)
bymyeco.com/ (ropa eco)
bancaarmada.org (inversión de bancos en armamento)

PEOPLE:
Federico Armenteros (presidente Fundación 26 de Diciembre)