Update 2017 Abr (Prevención de relaciones abusivas)

missin' shoe

A principios de mes el AFA de EBM Diagonal Mar organizó una charla de Vicki Bernadet de la Fundación Vicki Bernadet. Intentaré exponer aquí las ideas extraídas de ese encuentro pero espero opiniones, consejos o correcciones si lo creéis oportuno.

– Las estadísticas/hechos:
Padece abuso sexual antes de los 17 años el 23% de las niñas y el 15% de los niños, más o menos uno de cada cinco niños, de estos, el 90% no habla del abuso durante la infancia, se siente más seguros si calla que si lo cuenta, ya que tienen miedo de lo que pueda suceder, debido a la vulnerabilidad durante la infancia en la que se depende de los padres y el entorno. El 80-85% de los casos de abusos suceden en el entorno conocido o familiar. En cierto modo ignoramos este dato, nuestro cerebro lo lee en clave externa, como modo de autodefensa, para remediar esto tampoco es cuestión de desconfiar de todo el mundo ni emparanoiarnos.

No hay distintos grados de abuso, hay tantos tipos de víctimas como de personas y como le afecta un acto de abuso a cada uno es algo personal y que debemos respetar totalmente. No se puede minimizar ningún caso de abuso. Hay abusos de una persona hacia otra (ya no es solo adulto-menor, puede ser menor-menor) puede ser físico o no físico. Se dice que hay abuso si hay: asimetría (hasta 12 años con 5 años diferencia o hasta 13 años con 10 años de diferencia) o coerción (ya sea por medio de manipulación, engaño o amenaza).

Debemos tener en cuenta que es natural que los niños sean curiosos con sus cuerpos y jueguen/descubran sus diferencias fisiológicas, sin embargo si un niño es proactivo y otro no está cómodo o intenta detener determinada situación habría que actuar, decirle al proactivo que no es no y que hay que respetar las decisiones de los demás. Al chico ‘asustado’ habría que empoderarle , decirle que lo ha hecho bien y que hace bien en hablar.

Ante abusos de confianza, en el entorno familiar por ejemplo, es más difícil decir no. El niño no quiere defraudar. Otro motivo por el que los niños tampoco dicen no es porque no les enseñamos, ponemos en peligro sus derechos. Los derechos de los niños, otorgados en el 89 tras el trabajo de 40 años, facilitaron que estos dejasen de ser propiedad de padres o tutores pasasen a ser propiedad de los niños. Los derechos no se piden, se reclaman. Los menores tienen derecho a su propio cuerpo, su intimidad y cómo se relacionan con los demás. Si una niña te dice que le da vergüenza algo no se puede comparar con nosotros. Todos conocemos (y a veces ponemos en práctica) esa situación en la que insistimos para que nuestro pequeño de un beso a sus abuelos o a un vecino, o en la que cambiamos la ropa a nuestro niño delante de otras personas (piscina o tienda de ropa) porque tenemos prisa. No debemos forzar a nuestro pequeños ni quitarle importancia a la situación porque es una ‘técnica’ que el depredador también puede utilizar.

La mayoría de los abusos empieza con un beso, podemos educar a nuestros hijos para que decidan ellos a quien y a quien no quieren besar o cuando es un buen momento para hacerlo y respetarlo.

– Como detectarlo.
Si nuestro hijo tiene una conducta distinta y repentina. No podemos caer en el ya se le pasará, preguntarles si pasa algo, siempre! Es algo que la victima recuerda pasen los años que pasen, si nos preocupamos o no por ellos. También nos ayudará el acotar en el tiempo ese cambio de conducta, a lo mejor viene raro ciertos días de la semana, después de averiguar qué día se puede mirar a qué hora, qué actividades hacen esos momentos, etc… Desconfía si hace una actividad que le gusta mucho y de repente ya no quiere ir o pierde interés. Siempre debemos preguntar.

Los niños no se inventan los abusos porque no le sacan provecho. Si se inventan algo es porque sacarán algún beneficio de ello. Tampoco podemos quitarles los secretos, tenemos que enseñar la diferencia entre lo que es y lo que no es un secreto. los secretos caducan llega un momento en el que ya se pueden contar (la fiesta de cumpleaños de la madre, el regalo para un amigo…), emocionan, son ‘divertidos’. Inculcar miedo no funciona.

– Prevención.
Los niños en situación abusiva se dan en momentos de vulnerabilidad o dependencia. Dejar que se duchen solos con nuestra supervisión final (podemos evitar momentos de riesgo con la escusa de mirar si se han lavado bien las orejas, p ej.) y concederles momentos de comunicación libre en los que nos pueden contar lo que quieran y no minimizaremos sus problemas, ni frivolizaremos, ayudará a que criemos niños con carácter y auto-confianza. Hay que tener en cuenta que los niños hablan antes con amigos que con los padres. Para hablar con ellos sobre prevención hay que ver cuando ellos tienen un buen momento, que estén atentos, hablar de algo que les guste y derivar al tema de conversación que nos interesa. No elegimos nosotros el  momento y le damos la chapa. No adoctrinados. No servirá asustarlos ni amenazarlos. Todos cometemos errores, nos ponemos a su altura apoyándole y desde nuestra sabiduría le aconsejaremos con lo vivido.

Debemos informarnos y formarnos, facilitan la comunicación con los peques. No dudéis en consultar nuestra biblioteca, y si conocéis material que trate sobre el tema comentadlo.
Gracias a tod@s!

Libros:
Ni un besito a la fuerza, Marion Mebes
Cortinas de aire, libro.

ONGs:
Fundación Vicki Bernadet

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *